buena comida

10 comidas saludables que deberías incluir en tu dieta

Una buena alimentación se traduce en un mejor estado de salud, un estado de ánimo más positivo y mayor calidad de vida a nivel personal, laboral y social, por lo que es importante prestar atención a una serie de suculentos platillos que te harán disfrutar sanamente.

A continuación podrás repasar una serie de comidas saludables que son fáciles de cocinar o de conseguir en restaurantes y que combinan las mejores características de alimentos ricos en nutrientes con la prevención de evitar sustancias nocivas para tu cuerpo, lo que te dará excelentes perspectivas a corto, mediano y largo plazo.

pescado

1. Pescado asado o a la plancha

Todos los nutricionistas te dirán que el pescado es bueno para tu salud, ya que contiene muchas proteínas y es bajo en grasa, y una de las mejores formas de prepararlo es al horno o a la plancha, ya que es fácil y delicioso. Puedes acompañarlo con una ensalada, arroz integral o verduras para completar un platillo delicioso y saludable.

2. Sopas de verdudas

Las hortalizas aportan vitaminas, minerales y fibras que le hacen bien a tu cuerpo y en el caso de una sopa el resultado es un sabor estupendo con una preparación sencilla. Si quieres añadir proteínas a la mezcla, puedes hacerlo con frijoles, pollo o pescado.

3. Tostadas de aguacate

Si estás buscando un desayuno o un aperitivo sano y con alto contenido nutricional, las tostadas de aguacate o tostadas de palta son una gran elección. Y si lo haces con pan integral y sumas queso, hierbas y huevos escalfados, tendrás una sensacional combinación de proteínas, grasas saludables y carbohidratos.

4. Pasta con pollo

Fácil de preparar y con excelentes propiedades (especialmente si eliges pasta integral), esta receta cumple los requisitos de sabor, rapidez y salud que necesitas. Puedes combinar la pasta con pollo, espinacas, granos, pimientos o las verduras que más te gusten.

ensalada

5. Ensalada verde

Las ensaladas tienen varios factores importantes que determinan su sabor y su valor nutricional. La clave es elegir ingredientes que se mezclen bien entre sí, con repollo, pepino, nueces, tomates y verduras, a lo que puedes agregar pollo, huevos y frijoles si quieres aumentar el nivel de proteína. Presta atención al aderezo que utilices, ya que los que tienen una base cremosa suelen ser poco saludables y la mejor opción es que sea casero y a base de aceite.

6. Rollitos o wraps de verduras

Fáciles de hacer, dinámicos y excelentes para cualquier viaje, fiesta o reunión sin importar la edad de los involucrados, se trata de una excelente combinación de sabores y propiedades. Debes utilizar tortillas integrales y sumar lechuga o espinacas con verduras como zanahoras, pepino, tomates, brócoli y/o espárragos, con una dosis de queso crema, requesón o yogurt. Si quieres añadir alguna carne, puedes elegir entre pavo, pollo o pescado.

7. Lasaña de berenjenas

En lugar de usar una pasta de harina, se colocan las berenjenas como capas para darle forma a la lasaña con un relleno de verduras, garbanzos o frijoles y una salsa blanca con queso. La receta se completa con cebolla, ajo, zanahorias, espinacas, tomate, apio y cualquier otro ingrediente saludable que desees.

8. Risotto de tomate y maíz

El arroz también puede formar parte de tu dieta, especialmente si es arroz integral y es acompañado por ingredientes con nutrientes necesarios para el cuerpo humano. Este risotto es apto para celiacos, diabéticos, vegetarianos y personas con colesterol alto.

parmesano

9. Dip de brócoli y queso parmesano

Especial para una merienda, una reunión de amigos o una noche de televisión, el queso se combina con el brócoli para formar una textura crujiente y cremosa, sin los aditivos de los dips comerciales. Puedes degustar este saludable y deliciosa salsa con vegetales o pan integral.

10. Sopa de lentejas

Perteneciente a la familia de los frijoles o guisantes, las lentejas son altas en proteína y fibra y son muy fáciles de preparar. Debes remojarlas durante horas para que sean más comestibles y tengan mejor sabor y luego puedes liberar tu creatividad para hacer una sopa rica y nutritiva con maíz, calabaza, zanahora, espinaca u otras verduras.

Como puedes comprobarlo, comer sano no significa resignar el sabor ni la presentación en tu dieta cotidiana, ya que con estos platillos y sus variaciones podrás degustar excelentes recetas con alto valor nutricional para crear un impacto positivo en tu vida.